La dieta de los mayores ha de ser rica en nutrientes, variada y equilibrada

Categoría: Noticias banner
Publicado el Viernes, 04 Agosto 2017 10:45
Escrito por aliad
Visto: 1289

Ya hemos tratado con anterioridad la importancia que tiene la alimentación a nivel general y, sobre todo, a medida que se van cumpliendo años. Y es que el llegar a la tercera edad viene asociado con numerosos cambios fisiológicos, como la pérdida de agua corporal o masa muscular, que pueden hacerse frente con una compensación de nutrientes adecuada.

Pero no sólo es cuestión de combatir los cambios del cuerpo, sino también suplir la disminución de los requerimientos energéticos que están asociados a la reducción de la práctica de ejercicio físico.

Todo ello ha hecho que la Federación Española de Industrias de la Alimentación y Bebidas (FIAB) haya elaborado una infografía y un decálogo1 para hacer hincapié en la importancia que tiene para la tercera edad seguir una dieta rica en nutrientes y fibra, variada y equilibrada que haga frente a los cambios explicados con anterioridad.

Esta dieta, según explican los profesionales de FIAB y del portal Inforalimenta, debe tener en cuenta que las personas mayores hacen menos ejercicio que los jóvenes o adultos y, por lo tanto, sus necesidades de ingesta energética diaria han de adaptarse a esta disminución. Por este motivo, recomiendan que se reduzcan las kilocalorías: en el caso de los varones adaptar el consumo diario entre 600 kcal y 1.900 kcal, mientras que en las mujeres el consumo ha de ser en torno a las1.500 kcal diarias.

Pero, atención, que con esto no se quiere decir que las personas mayores dejen de practicar actividades físicas, sino que deben adaptar su alimentación al nivel de ejercicio que hagan que, como se ha dicho, es menor que en otras etapas de la vida.

Asimismo, en la dieta no debe olvidarse de la hidratación, aspecto clave para todas las personas. De hecho, los expertos de Infoalimenta recuerdan que se debe beber entre 1,5 y 2 litros al día, como mínimo, independientemente de que se tenga o no sed.

Por último, el último elemento que debe incluir la dieta de los mayores son las vitaminas (como la B1 para la correcta función cerebral o la A, C y D) y minerales como el ácido fólico, el calcio, el hierro y el zinc.

________________________________________________________

1 Disponible en el portal Infoalimenta de la Fundación Alimentum